Últimos temas
» [Juego] Adivina el fotograma
Dom Oct 08, 2017 7:59 am por Román Hunyadi

» Son tiempos duros [2/4]
Lun Sep 25, 2017 5:37 am por Frigyes Polgár

» ¡¡VOTA!! ELIPSIS TEMPORAL
Miér Sep 20, 2017 1:16 pm por Dangerous

» Limpieza general (afiliados y usuarios)
Miér Sep 20, 2017 12:51 pm por Dangerous

» UMHSB X Cambio de botón
Dom Sep 17, 2017 12:56 pm por Invitado

» Saintsbury [Afiliación Normal]
Mar Sep 12, 2017 12:40 pm por Invitado

» Until my heart stops beating X Normal
Lun Sep 11, 2017 6:32 am por Invitado

» Hazle una pregunta al de abajo
Miér Sep 06, 2017 6:08 pm por Ernst Chambers

» Magical Revelation (Normal)
Vie Sep 01, 2017 10:46 am por Invitado

» Change of Season (Elite)
Dom Ago 27, 2017 8:20 am por Dangerous



Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bogo's chronology.

Mensaje por Invitado el Mar Nov 08, 2016 4:47 pm

Bogo Genkov
Nacido y criado en los suburbios de Sofía, Bulgaria. Bogomil no tardó en darse cuenta de que la vida no era fácil, ni lo sería nunca.
Jamás le llamó demasiado la atención la escuela, así que su padre, pronto lo colocó a trabajar con un conocido suyo, en una parada de fruta en el mercado. Bogo no era más que un niño de ocho años, pero ya se levantaba a las 6 de la mañana, pasaba el día en pie cargado toneladas de cajas de frutas y llegaba a casa al anochecer.

Con los años, se dio cuenta que estaba viviendo una vida que no había escogido, era la vida que le habían obligado a vivir. No podía seguir dedicándose al mercado durante mucho más tiempo. Con 18 años ya tenía la espalda jodida y no ganaba más de 150 lev al mes.
Cerca de los 20 años, decidió volver a estudiar, aunque fuese para sacarse los estudios mínimos y no ser un analfabeto toda su vida. Allí conoció a Dana, una chica dos años mayor que él, que parecía estar en una situación similar.

Rápidamente se hicieron íntimos y Bogo perdió la cabeza por ella. Nunca había tenido una amiga, nunca había besado, ni acariciado a una chica. Os podéis imaginar que tampoco había tenido sexo con una mujer. Se había pasado gran parte de su niñez y adolescencia trabajando, y ahora se estaba dando cuenta del tiempo que había perdido.
Dana tenía una historia diferente, no era demasiado atractiva pero era cálida y sabía mucho sobre las artes del amor. Bogo estudiaba y trabajaba a la vez, con un trabajo tan o más rudimentario que el anterior. Dana ganaba dinero con los chanchullos de productos de belleza e iba casa por casa intentando convencer a las mujeres que tal crema era más y mejor que la otra.

Os podéis imaginar que las cuentas no salían. Dana se quedó embarazada y pronto dejó el trabajo y los estudios. Pero aunque tuvieran a un bebé en camino, el alquiler, la comida y la luz debían seguir pagándose. Así que Bogo, con 29 años, tenía la espalda tan jodida como un hombre de 56.
El bebé llegó y lo llamaron Boris. Bogo no había estado tan feliz desde la primera vez que su pene estuvo dentro de la boca de Dana. Pero la felicidad no duró eternamente, quizás unos meses. Dana seguía sin trabajar, Bogo seguía en la misma situación de vacío como en toda su triste vida y el bebé no paraba de llorar, de comer y de cagar.

Decidieron separarse al cabo de unos años, aunque no de mutuo acuerdo. Dana no quería ni oír hablar de que Bogo se fuera, incluso le amenazó con suicidarse. Pero ya era tarde. Bogo cogió sus cosas y tomó el primer tren hacia alguna parte.
Budapest fue el destino.

—Actualmente, su hijo Boris tiene 7 años. El niño y su madre siguen viviendo en el piso de alquiler en Bulgaria o eso es lo que le dicen a Bogo. Él le pasa la manutención del niño a Dana cada mes.

—Solamente lleva 3 meses en Budapest y ya ha vivido en la calle, en un cajero automático y en varios pisos de alquiler.

—No tiene papeles, ni residencia. Ha encontrado una casa abandonada a las afueras de la ciudad y hasta que no encuentre nada mejor, estará de ocupa.

—Aunque no todo va mal, hace unas semanas que ha encontrado un trabajo de basurero en una empresa de limpieza de la ciudad. Con lo que gane, piensa enviar dinero a Boris y a su madre y seguir subiendo escalones en esto de la vida en Budapest. Un hilo de esperanza en la vida de un desgraciado.
en progreso

Las mentiras tienen las patas muy cortas. ― Galen y Sonja.
Aquí un tema ― con X personaje.
Aquí un tema ― con X personaje.
Aquí un tema ― con X personaje.
Aquí un tema ― con X personaje.


Aquí un tema ― con X personaje.
Aquí un tema ― con X personaje.
Aquí un tema ― con X personaje.
Aquí un tema ― con X personaje.
Aquí un tema ― con X personaje.

cerrados

Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba