Últimos temas
» Finisterre RPG [afiliación élite]
Ayer a las 6:20 pm por Invitado

» [Juego] Adivina el fotograma
Dom Oct 08, 2017 7:59 am por Román Hunyadi

» Son tiempos duros [2/4]
Lun Sep 25, 2017 5:37 am por Frigyes Polgár

» ¡¡VOTA!! ELIPSIS TEMPORAL
Miér Sep 20, 2017 1:16 pm por Dangerous

» Limpieza general (afiliados y usuarios)
Miér Sep 20, 2017 12:51 pm por Dangerous

» UMHSB X Cambio de botón
Dom Sep 17, 2017 12:56 pm por Invitado

» Saintsbury [Afiliación Normal]
Mar Sep 12, 2017 12:40 pm por Invitado

» Until my heart stops beating X Normal
Lun Sep 11, 2017 6:32 am por Invitado

» Hazle una pregunta al de abajo
Miér Sep 06, 2017 6:08 pm por Ernst Chambers

» Magical Revelation (Normal)
Vie Sep 01, 2017 10:46 am por Invitado



Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La banca siempre gana

Mensaje por Invitado el Vie Jun 24, 2016 7:18 pm

Junto con el caballo y lo suficiente cerca de la puerta pude apreciar como el sol parecía venirme de cara aunque con aquel pañuelo parecía intentar cubrirme parte de mi rostro. En el silencioso pueblo solo se encontraban mis armas y muchos curiosos asomados por las ventanas del lugar. Quizás por el hecho  de que momentos antes del atraco había estado dando pistas por todos los sentidos. Pero tras pensar fríamente en el campo de batalla un soldado nunca debía de darse la vuelta y rendirse así sin condición ninguna. El reloj marcaba la hora exacta en la que nuestro protagonista se desmarcaba de la esquina donde había estado escondido casi todo el tiempo, donde un extraño parecía visitar el lugar como si del mismísimo diablo se tratase.

Pero todo estaba acordado desde hacía días y el plan tendría que salir a la perfección, mantenía siempre el mismo orden de llegada y de salida. Tras entrar por la puerta del banco observó con lentitud cada paso que daba el banquero el cual parecía inmerso en ese mundo tan complejo de números de los que John nunca llegó a entender correctamente, solo sabía hacer lo básico leer y escribir. Todos sus recuerdos se amontonaban mientras intentaba por todos los medios concentrarse entre tantos gritos por su cabeza. Al parecer nunca se percató de que en sus manos con las armas apuntando al banquero por allí se encontraba una mujer sentada en un banco de madera, la cual asustada nunca dejó de gritar.

-Esto es un atraco, cállese y manténgase en silencio
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares